Dices que amas la lluvia, sin embargo abres el paraguas cuando llueve. Dices que amas el sol pero siempre buscas la sombra cuando el sol brilla. Dices que amas el viento pero cierras las ventanas cuando el viento sopla. Es por eso que tengo miedo cuando me dices que me amas a mí también.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s