El pensamiento positivo obligatorio

 

Analizaremos este fenómeno interesante a partir del video de Barbara Ehrenreich y el libro “El Secreto” de Rhonda Byrne.

1. Barbara Ehrenreich comenta su libro “Sonríe o muere”, en el que argumenta contra el pensamiento positivo obligatorio (con subtítulos en español). Duración: 10 minutos.

2. El libro “The Secret” ha sido uno de los libros más vendidos del mundo, ocupando el primer lugar en el ránking durante mucho tiempo. Mi pregunta es: ¿Por qué? ¿De verdad la gente se lo cree pensando que es posible atraer el dinero y la suerte por medio del pensamiento positivo? ?Qué impulsa a la gente comprar este libro? ¿La desesperación? ¿Qué nos puede aportar este libro? ¿Una última oportunidad para ser feliz y cambiarlo todo?

El libro salió a la luz en el año 2006. El año cuando las ejecuciones de préstamos hipotecarios se han disparado hasta máximo histórico. Quién concedía estas hipotecas? La gente POSITIVA  que eran empleados bancarios, comerciales, inmobiliarias, entidades financieras etc. Ellos siempre nos sonreían, ocultaban la realidad de lo que podría pasar, haciendonos pensar en positivo. Ninguno habia mencionado sobre la posibilidad de los desahucios o en caso de no poder pagarlas, ni nos profundizaba en los temas de intereses (aprovechando el desconocimiento de la poblacion en el área financiera o las matemáticas). Nos prometían un futuro perfecto sin problemas ni preocupaciones. Ellos eran el modelo de este pensamiento positivo y de las sonrisas falsas. Si no sonríes, no vendes, si no vendes, vas a la calle y nadie queria perder su trabajo.

El sistema habia funcionado por un tiempo. Los que sonreían, ganaban dinero. Por tanto, el libro era muy actual. ¿Pero qué pasó? La gente se estaba haciendo cada vez más indiferente el uno al otro. Si decías que te iba bien, te sonreían, si decias lo contrario – te sonreían de todas formas.  Se atrajo un egoismo extremo, la falta de personalidad (hay que ser como todo el mundo: sonreír y ser positivo), el sentimiento de culpabilidad (si no te iba bien, es porque no atraes esta felicidad), la decepción (pensando que si no tienes suerte,  eres un fracasado).

¿Cuál es la filosofía que está descrita en este libro?

Según esta ley, atraemos aquello que pensamos. Si pensamos en riqueza, atraemos riqueza, si pensamos en felicidad, la atraemos. Con las cosas negativas sucede lo mismo. Si no estamos de acuerdo con una guerra injusta, como ciudadanos podemos salir a la calle a manifestarnos. Muchos cambios sociales se han debido a que la gente ha salido en manifestación contra aquello que creían injusto. Pero si seguimos la ley de la atracción, no podemos participar en ninguno de estos actos, porque lo atraemos.

Si estamos en desacuerdo con el maltrato a la mujer, no debemos pensar en ello (dice la ley de la atracción), porque lo atraemos. Por lo tanto, es mejor no pensarlo y, como consecuencia, no ayudarlas.  Si no queremos pobreza, no ayudemos ni pensemos en los pobres. Si en nuestra ciudad o país gobiernan corruptos que gastan nuestro dinero en barcos y casas, no debemos abrir la boca, vaya a ser que atraigamos corrupción. Esto es, desde luego, algo completamente inhumano y antisocial. Por lo tanto, la ley de la atracción se convierte en la ley del egoísmo y el retroceso social, cuando no de la inhumanidad. Si tu hijo se ha muerto, es porque tú estabas preocupada porque le sucediera un accidente. Si le sucede, lo has atraído tú. Entonces, la ley de la atracción se convierte en la ley de la culpabilidad. Y cuando tratamos de poner en marcha esta ley y vemos que no sucede, entonces se convierte en la ley de la decepción.

Ninguna filosofía oriental, ningún filósofo ni ningún psicólogo han hablado de esta ley ni, mucho menos, la han respaldado, ya no científicamente, sino humanamente (a excepción de aquellos que se están llenando los bolsillos en conferencias y con libros). Los “authors” y “writers” han sacado de contexto completamente frases de Buda, de Teresa de Calcuta, de Platón, etc. para adaptarlas a su mensaje.

Si nos fijamos bien, en la última década no se produjo casi ni una manifestación seria, no hubo huelgas. Todos estaban contentos. Conocer más,  leer los libros y otras cosas verdaderamente importantes que nos hacen revolucionar y progresar, han pasado al segundo plano. Era más rentable hacer a la gente tonta y lo único que promovieron es que compren más y más, creando nuevas necesidades de consumo. “¿Si no tengo coche nuevo, que pensaran los demás de mi? ¿Que soy pobre, para que luego se burlen de mí? No, tengo que comprarla aunque no me haga tanta falta”. Se fomenta de esta forma la envidia entre personas, la cultura individualista. “Tengo que vivir mejor que mi vecino”.

La gente se distancia el uno del otro. Todas las manifestaciones forman unión entre las personas para conseguir un único fin. La union tiene una fuerza enorme. El Gobierno la teme.  Con la cultura actual,  esta unión se rompe, haciendo imposible a la gente conseguir lo que realmente quiere. Este método para engañar ha funcionado a la perfección.

Fuente: http://circulodebusqueda.wordpress.com/2009/12/19/la-mentira-de-la-ley-de-la-atraccion/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s